jueves, 26 de noviembre de 2009

Bronfenbrenner

En el Modelo Ecológico de Bronfenbrenner el desarrollo humano es el resultado de la interacción entre el organismo humano en evolución y su contexto ambiental. Los contextos ecológicos afectan al desarrollo psicológico.

Cuatro propiedades de los contextos de desarrollo:

- Primarios: el niño puede observar e incorporarse a patrones en uso de actividad progresivamente más compleja, conjuntamente o bajo la guía directa de personas que poseen conocimientos o destrezas todavía no adquiridas por el niño y con las cuales éste ha establecido una relación emocional positiva.

- Secundarios: se ofrecen al niño oportunidades, recursos y estímulos para implicarse en las actividades que ha aprendido en los contextos de desarrollo primarios, pero ahora sin la intervención activa o la guía directa de otra persona poseedora del conocimiento o destreza que supere a la del niño.
Estos dos primeros contextos son condición necesaria para que el desarrollo tenga lugar. Son mutuamente excluyentes en el tiempo, pero pueden darse de manera secuencial. Uno no se puede dar sin el otro.

- Impacto de las terceras partes en el escenario: el desarrollo potencial de un escenario depende del grado en que las terceras partes presentes en el escenario apoyen o socaven las actividades de aquellos actualmente implicados en la interacción con el niño.
Algunos estudios relativos a esta característica del contexto:
La interacción de la madre o el padre con el niño aumentaba con la presencia del cónyuge.
Cuando el padre era un apoyo para la madre, ésta era más efectiva en la alimentación de su hijo.
Si tras la separación, el padre continuaba apoyando el papel de la madre, la relación de ésta con el niño era más armoniosa y éste se veía menos afectado.

- Interrelaciones entre los escenarios: el potencial de desarrollo de un escenario de crianza se ve incrementado en función del número de vínculos sustentadores entre ese escenario y otros contextos en los que se insertan el niño y los adultos responsables de su cuidado.
Son importantes las conexiones entre escenarios en los que participa el niño, como la familia, la escuela o la vecindad. En este sentido, Bronfenbrenner habla de cómo la escuela se ha ido poco a poco aislando del hogar y de la sociedad y perdiendo su identidad, lo que tiene importantes consecuencias en la conducta y desarrollo de los niños y jóvenes, como el declive de las calificaciones y el incremento de la violencia y el vandalismo. Por otra parte, la incorporación de la mujer al mundo laboral ha provocado un cambio en el ambiente familiar de crianza del niño, influyendo en su desarrollo.

1 comentario:

  1. en serio esta muuuyyy corto osea informate mass

    ResponderEliminar